12 julio, 2016

Milagros inesperados


¿Viste cuando todavía no tenés planeada tu vuelta definitiva al blog y el mundo decide en tu lugar?
¿Y viste cuando el colectivero se pasa de largo tu parada y parece complicarte la mañana pero sucede todo lo contrario?
A veces nos pasan cosas inesperadas en la vida.
Como esta calle, en pleno Belgrano, en hora pico.
Vos y la calle por delante. A solas, pero sabés que en realidad estás más acompañada que nunca.
Y el sol brilla para vos.
Directo en tu cara.
Y el milagro no termina acá. Mejor dicho, recién empieza.
El sol deviene flor en la foto que lográs capturar.
Y no busco ponerme mística ni tampoco quiero una explicación técnica de la foto en esta mañana de martes de Julio.
Simplemente sucede.
Y ya es un buen día.
Y así, más pronto de lo esperado, casi casi que vuelvo al blog.

Eso.
Y esta canción en mis oídos.
Y no es una puesta en escena.

Sí, pasan cosas inesperadas en la vida...




Es un gusto volver al barrio, vecinitos.

3 comentarios:

  1. Suceden cosas inesperadas que nos muestran que no estamos solos y que hay mucha vida, mucha belleza por delante!!
    Te quiero mucho vecinita!!!

    ResponderEliminar
  2. Suceden cosas inesperadas que nos muestran que no estamos solos y que hay mucha vida, mucha belleza por delante!!
    Te quiero mucho vecinita!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto! Gracias, vecinita.
      Te quiero mucho!

      Eliminar