26 agosto, 2014

10 buenas razones para ver: El Descanso


"Me gusta lo cursi. Llevo toda mi vida buscando lo cursi"
(Kate Wislet, El Descanso)

Siempre es bueno tomarse un descanso. Viajar, cambiar de aire, vivir nuevas experiencias...y si en el combo está incluido conocer a Jude Law en la víspera de Año Nuevo hay altas probabilidades de no volver nunca más al destino de origen. Al menos, esa es una de las tantas cosas que pasan en la película de Nancy Meyers.
Repasemos rápidamente su argumento y vayamos a lo que importa, las 10 buenas razones para ver. Hay mucho para contar.

Iris (Kate Wislet) y Amanda (Cameron Diaz) no se conocen. No son amigas. Ni siquiera viven cerca. Iris vive en una cabaña en Surrey, Inglaterra. Amanda vive en una mansión en Los Ángeles. Más allá de la distancia y la vivienda, las dos tienen algo en común: mala suerte con los hombres. Luego de sufrir sendas rupturas, Amanda lo único que desea es pasar una temporada lejos de los hombres, leer y comer carbohidratos todo el día. Iris no está mejor, pero gracias a la web de "intercambio de casas", ambas tendrán la oportunidad de tomarse ese descanso del que habla la película. Amanda contacta a Iris y le propone intercambiar sus casas durante dos semanas. L.A. por Surrey. Lo que no estaba en los planes de ninguna es que cambiar el lugar de residencia cambiará sus vidas.
Entonces...
10 buenas razones para ver "El descanso"

  1. Por la locación. Las historias transcurren simultáneamente entre Los Ángeles e Inglaterra. Si bien no despreciamos el solcito de L.A., las palmeras, la pileta olímpica y la sala de cine de Amanda, nuestro espíritu romántico se inclina a favor de la cabaña de Iris. Una cabaña de cuento de hadas situada en un tranquilo jardín campestre. Arrímese a una vieja chimenea de piedra y disfrute de una taza de chocolate. Un encantador oasis de tranquilidad a sólo cuarenta minutos de Londres. Ésto es lo que lee Amanda en la web al momento de intercambiar su casa con la de Iris y para mi gusto, se queda corta.  La cabaña Rosehill es perfecta. Cálida, acogedora, la chimenea siempre encendida, un perrito capaz de hacer morisquetas y sí, viene Jude Law incluido. 
  2. Por la época del año. En este barrio cambiaríamos los 40 grados de sensación térmica de diciembre y el vitel toné por muñecos de nieve y el pavo navideño. Amamos las películas navideñas norteamericanas con todos sus clishés: los árboles, la nieve, el beso bajo el muérdago y todas esas canciones que dicen cosas como Estaré en casa para Navidad o Qué harás en la víspera de Año Nuevo. La película transcurre durante la segunda quincena de diciembre, es decir, hay arbolitos iluminados, regalos y detalles navideños para tirar para arriba. Compartan o no la obsesión inexplicable por estas películas, la encantadora campiña inglesa tuneada para Navidad es un elemento más que vale la pena incluir en el decálogo.
  3.  Por el Intercambio de casas. Home exchange es el sitio más conocido para intercambiar casas, pero no el único. En la película, Cameron Diaz recorre la web hasta encontrar la cabaña soñada. Aunque este sistema no es para todos, vale la pena chusmear la página e investigar un poco este mundo desconocido. Estoy casi segura que en el año 2006, cuando se estrenó esta película, no podíamos imaginar que este intercambio podría ser posible, pero existe. Hay muchas páginas de intercambio de casas. Eso sí, no les puedo asegurar que corran la misma suerte que las protagonistas. 
  4. Por la ropa de Cameron Díaz. Si la memoria no me falla, incluimos por primera vez en un decálogo una razón puramente fashionista. Cameron Díaz podrá ser muy histérica, pero en la película en cuestión luce un sueter más lindo que otro. Podrá cansar con sus morisquetas pero tiene tapaditos divinos. No importa el frío, se anima a una pollera tubo y lleva con la misma gracia y elegancia un par de tacos finitos que unas botas Ugg en la nieve. Para tomarle por asalto su guardarropas!
  5. Por Jude Law. Llegamos a la mitad del decálogo y es preciso hablar de él y sus gafas hipster, su bufanda al cuello, su rol de padre viudo, su personaje como el "Sr. Cabeza de Servilleta", entre tantas virtudes. Jude Law, 41 años, inglés de nacimiento es (mal que le pese a muchos, incluido al vecinito) uno de los hombres más lindos del mundo cinéfilo. Y no se debe sólo a sus ojos claros o su sonrisa impecable. Él puede ser sexy, cabrón o también ser Graham (Jude Law) el hombre sensible de El Descanso, capaz de preparar un chocolate caliente con malvaviscos para sus hijas y su chica. Entre sus confesiones, nos gusta saber que su personaje es capaz de llorar de emoción con un buen libro, una buena peli o una tarjeta de cumpleaños. También se queda con nuestro corazón al momento de admitir que es un padre a tiempo completo, que pasa los fines de semana comprando tutús para sus hijas, que aprendió a coser, que por las noches lee libros de recetas de cocina y que también es ese señor cabeza de servilleta que hace reír a grandes y chicos. Sí, por más estúpido que parezca, el señor servilleta nos hace reír. O es que todo lo que hace nos parece lindo y simpático? 
  6. Por las hijas de Jude Law y su tienda de campaña. Si hay un momento soñado en esta película es aquel en el que Sophie y Olivia, las hijas de Graham, invitan a Amanda a su tienda de campaña. En esa especie de carpa, rodeados de almohadones y estrellas y corazones colgantes, las chicas invitan a dormir a Amanda, elogian su labial, su ropa y con pequeños gestos desean que ella sea parte de sus vidas y de la de su padre. Las hijas de Graham son como esa tienda de campaña: encantadoras, cálidas, acogedoras y románticas.  
  7. Por el viejito Eli Wallach. Durante su estadía en L.A., Iris conoce a Arthur Abbot (Eli Wallach), un octogenario simpático al que se propone ayudar. Resulta que el tal Abbot fue un guionista de la época dorada del cine y por ello quieren otorgarle un premio honorífico. Iris lo prepara física y psicológicamente para el evento. A cambio, Arthur es una máquina de tirar consejos piolas como éste: "En toda película hay una protagonista y su mejor amiga. No te comportes como la amiga. Se la protagonista de tu propia vida". Este hombre que trabajó en los western más emblemáticos, falleció en junio de este año a los 98 años. Su última película fue, justamente, El Descanso.    
  8. Por las referencias cinéfilas. Hay muchas referencias cinéfilas y hasta un cameo al gran amigo de esta casa, Dustin Hoffman. Según lo leído en distintos medios, el cameo no estaba escrito ni planeado pero Hoffman pasó de casualidad por un Blockbuster (¿se acuerdan de esta cadena de videoclub?), vio las cámaras y quiso saber de qué se trataba. Allí, se encontró con su amiga Nancy Meyers, directora de la película, y decidieron incluir el cameo. Durante esa escena, Jack Black hace referencia a grandes clásicos del cine: Lo que el viento se llevó, La Misión, Carrozas de fuego, Tiburón y El Graduado (de ahí lo de Hoffman), entre otras. Por otro lado, Cameron Díaz también es responsable de una referencia cinéfila. En una escena, pide que sea un "rojo alegre, no un rojo Scorsese". Este es el guiño al cine del gran Marty y seguramente, a su experiencia particular de haber trabajando con él en Gangsters de Nueva York".
  9. Por Jack Black. Él no es tan carilindo ni tan rubio como Jude Law, pero es igual de carismático. O más. Estamos acostumbrados a ver la versión cómica de Jack Black y, si bien acá no la abandona del todo, también es un romántico. Miles (Jack Black) es un hombre capaz de adular una y mil veces a Kate Wislet sin ser un "pegote". Compone una melodía para ella sólo con las notas buenas, la hace reír, soñar y la noche de Navidad, aún con el ánimo por el piso por haber descubierto la infidelidad de su novia, se ofrece a prepararle a Kate unos fettuccini con champagne y la invita a brindar por el hecho de ser jóvenes y estar vivos. Acto seguido, los vemos comiendo pochoclo y mirando películas viejas. No es un buen plan para Navidad?
  10. Por el viento. En El descanso, hasta el famoso "tiempo loco" tiene una connotación positiva. Hay un par de escenas donde se menciona al viento "Santa Ana". No se si en verdad existe la leyenda que cuenta Jack Black cuando conoce a Iris, pero dicen que "cuando sopla el Santa Ana, todo puede pasar." Por las dudas, estén atentos. Y que la brisa les toque la cara.

El Descanso (The holiday) es una película del año 2006 y su directora fue Nancy Meyers

2 comentarios:

  1. Me gusto mucho esa pelicula... pero lo mejor es la parte de las recomendaciones cinematograficas de Arthur Abbot.

    Gracias por esta entrada!

    ResponderEliminar
  2. De nada Kariadri! Dentro de poquito se viene otro post de las 10 buenas razones para ver...sorpresa!
    Gracias por pasar por nuestro barrio.
    Saludos

    ResponderEliminar